La Venganza

Written by: Ricardo  |  Published on: August 21st, 2014  |  Category: Los Enemigos de la Luz, Nuestro Blog

Vivimos tiempos muy difíciles, tiempos en BA_gczbCQAApdFE.jpg-largelos cuales pareciera que el crimen, el egoísmo, las guerras, el materialismo y el deseo de venganza han tomado cuenta de la humanidad.

Escucho casos de personas que toman la justicia en sus propias manos cuando alguien lastima a sus seres queridos.

La mayoría de las personas parece justificar la Ley del Talion que sugiere que debemos cobrar “Ojo por ojo y diente por diente…” En estos tiempos parece estar de moda “pagar con la misma moneda”. Pero quien nos ha dicho que tenemos la capacidad moral para poder juzgar o siquiera atrevernos a “castigar” a quienes nos ofende?

Acaso somos seres de luz, quienes transitamos por el mundo practicando y entendiendo las Leyes Divinas de Causa y Efecto que el Divino Maestro Jesús nos vino a enseñar con ejemplo de absoluto sacrificio y amor?

Como podemos pedirle a Dios que nos perdone las ofensas si no somos capaces de perdonarlas nosotros mismos?

Obviamente, durante un trauma en el cual presenciemos una tragedia cuya víctima sea alguien de nuestro aprecio, nuestra mente antigua, nuestro “hombre viejo” tendrá el instinto de vengarse pero es ahí donde debemos entender la importancia de seguir las instrucciones de Jesús cuando nos dijo: “vigilad y orad”. El nos quiso decir que debemos vigilar nuestros pensamientos constantemente, observar nuestras emociones y sentimientos día y noche y entrenar con cuidado la parte más valiosa de nuestro ser, que es nuestro espíritu.

 

No podemos volver a los tiempos de barbarie en los que los seres humanos se mataban los unos a los otros. No podemos seguir cargando Karmas de odio y destrucción.

 

Recordemos que somos seres inmortales encarnados en cuerpos mortales y que todo aquello que sembremos hoy, deberá ser cosechado mañana. No hay escapatoria a esta Ley inmutable también llamada Ley de Acción y Reacción” o “Ley del Karma”.

 

Si iniciamos una enemistad hoy, tendremos que soportar los ataques de ese o esos enemigos mañana. Pero esto puede durar milenios antes de que podamos librarnos de una obsesión semejante. Recordemos que si bien, nuestros cuerpos físicos perecen en esta encarnación, nuestro espíritu continúa en el camino envoltorio pero también el espíritu de aquel o aquellos que hayamos convertido nuestros enemigos.

 

No debemos preocuparnos cuando tenemos enemigos, pero debemos estar vigilantes a fin de no volvernos enemigos de nadie, porque todo aquel que guarda odio, resentimiento y deseo de venganza, produce basura mental y eso envenena (literalmente) las neuronas tanto físicas como peri-espirituales, generando infelicidad, enfermedad y muerte.

 

Oren mis hermanos, busquen la luz y la verdad en su interior. Mediten antes de actuar. Piensen antes de proferir palabras hirientes. Recuerden que la palabra es como una flecha, que una vez lanzada no podrá ser detenida.

 

Que Jesús ilumine nuestro camino y recordemos que el amor es la madre de todas las virtudes. Por tanto, debemos cultivar el amor por sobre todas las cosas y tener como meta la conquista del amor que permite amar a nuestros enemigos.

 

Como dijo la Madre Teresa de Calcuta, “Amen… amen hasta que duela…”

 

Fuera de la Caridad no hay salvación…

Back to Our Blog

Follow Us


RSS Facebook Twitter Twitter Twitter Twitter

Únete A Nuestro Boletín Informativo

Nos encantaría estar en contacto contigo y enviarte noticias que sabemos te van a interesar muchísimo. Por favor escribe tu email en el espacio abajo.